Perro Akita casi le quita la vida a niño de 12 años en Quilpué.

Con graves heridas en su cabeza, brazos y manos quedó un niño de 12 años que fue brutalmente atacado por un perro de raza Akita mientras caminaba junto a su papá por calle Subercaseaux en la comuna de Quilpué.

Según relató Orlando Gómez, padre del menor, eran alrededor de las 18.00 horas del sábado cuando iba junto a su hijo camino a su casa, en el sector de El Retiro, tras presenciar un encuentro deportivo en las canchas del Club Estudiantes de Quilpué y donde representaban a su equipo, el Albión.

Pensaron en bajar en colectivo al centro de la comuna, pero decidieron caminar sin pensar que esta simple decisión cambiaría dramáticamente sus vidas.

“Fue todo tan rápido. En el estacionamiento del estadio, el perro andaba dando vueltas con otro más chico, le dije a mi hijo que tuviera cuidado y empezamos a caminar. El perro se fue por la vereda del frente y se puso a pelear con otro perro por una reja; de repente se va hacia la vereda donde estábamos nosotros, se para al lado de mi hijo y lo queda mirando, yo le dije que se quedara quieto y en un dos por tres lo toma de la mano, lo empieza a tironear hasta que lo tiró al suelo”, relató aún conmocionado.

Si bien David tiene sólo 12 años, es un niño alto y corpulento, por lo tanto pudo sobrevivir al ataque del perro, algo que no hubiera ocurrido con un niño más pequeño o con un anciano.

“Yo estaba desesperado, no sabía cómo sacarlo de ahí, estaba en shock, pateaba al perro, no sabía cómo cubrile la cabeza a mi hijo, pero el perro lo agarró por todos lados, yo pedía ayuda desesperado porque no se lo podía quitar. Mi hijo se pudo parar y lo agarró de nuevo y lo volvió a botar”, señaló entre lágrimas.

En medio de la batahola que se formó, en un descuido del perro, un profesor que se movilizaba en automóvil y que vio lo que ocurría le pegó al Akita con su auto, sólo así soltó al niño y huyó a su casa. El profesor y su acompañante se bajaron, subieron al menor al auto y se fueron raudos al hospital de Quilpué.

Cuando apenas se habían subido al vehículo se percataron que el perro ingresó a su domicilio ubicado a escasos metros de donde fue el ataque y se hizo la denuncia en Carabineros.

El periodista Felipe Vegas se encontraba a pocos metros del ataque y aún recuerda con impacto lo que vio la tarde del sábado.

“Estaba afuera de una panadería y de repente escuchamos unos gritos desgarradores, voy a ver y estaba el perro agarrado de la cabeza del niño, todos gritaban muy fuerte. De repente, le soltó la cabeza y le agarra un brazo, lo zamarreaba fuerte, el perro era grande y estaba muy descontrolado y en eso una persona en un auto le pegó al perro y arrancó, subieron al niño al mismo auto y se lo llevaron. Todo duró como 30 segundos, fue super rápido, pero fue chocante, los gritos del niño eran desgarradores”, relató.

David resultó con heridas de carácter grave en su cabeza, brazos y una grave fractura en una de sus manos y de Quilpué lo trasladaron de inmediato al hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar donde ingresó a cirugía.
Carabineros ubicó al dueño del Akita y lo llevó al hospital de Quilpué donde conversó con la mamá del pequeño, pidió disculpas y se comprometió a ayudarlos.

“El perro le destrozó la oreja, pero lo agarra de un poco más abajo y me lo mata. Yo siempre voy también con mi hijo más chico, ayer no estaba, pero si lo hubiera atacado a él, no hubiera sobrevivido. Yo no he dormido nada, tengo en mi mente el recuerdo de lo que pasó y la impotencia de no poder hacer nada, psicológicamente estoy muy mal, imagínese como está mi hijo. Se nos viene un largo camino de recuperación física y sicológica”, dijo en medio del llanto.

El dueño del perro fue dejado en libertad y, por disposición del fiscal a la espera de citación.

¡ CARGANDO COMENTARIOS !