El acomodador VIP que lleva más de 17 años trabajando en la Quinta Vergara .



Además de los artistas, existen personas que sin ser famosas se destacan por su esfuerzo y perseverancia, y que cada año trabajan en la Quinta Vergara para hacer posible el Festival de Viña del Mar. Uno de ellos es José Orellana, el acomodador VIP que lleva más de 17 años en su labor y prácticamente toda una vida en el ambiente festivalero.
José es un ex paciente Teletón, que desde muy pequeño se codeó con los músicos y humoristas en el Hotel O’Higgins -gracias a sus papás que lo iban a dejar y a buscar-, y que por oportunidades que se le presentaron, terminó trabajando en la Quinta, donde hasta el día de hoy se desempeña como acomodador del palco VIP.
La historia comenzó cuando Orellana conoció al grupo La Ley, que era emergente en ese entonces y que “cuatro años después vinieron al festival a promocionar su primer álbum y ellos me ubicaron”, así, lo invitaron a verlos a la Quinta Vergara. Se sentó entre palco y platea, relató. Allí empezó a observar cómo trabajaban los acomodadores.


Un trabajador, Guillermo Muñoz, le empezó a conversar y le dijo “¿por qué no trabajas aquí?” conociendo la experiencia que tenía tratando con artistas y el público. Así se dio todo para que José pudiera dedicarse a lo que más le gustaba. En un principio lo dudó, porque había que caminar rápido, pero Guillermo le respondió: “Te estoy diciendo porque tú lo puedes hacer”, motivando a José a aceptar el desafío.
Recordó el incidente de Enrique Iglesias, cuando el cantante español lanzó la Gaviota al público hiriendo a una mujer en la cara. El acomodador VIP lo vio todo desde su puesto; así como el incidente de Xuxa en el 2000, entre otras muchas noches.
“La Quinta Vergara me ha dado mucho a mí, me ha ayudado a desarrollarme”, explicó. Humildemente dice que no lo sabe todo pero “me sé manejar”. Mientras que en Teletón se educó y recibió terapia motora para poder desenvolverse de manera autónoma como cualquier niño y ahora adulto. Relató que solo quería aprender a caminar, no le interesaba mucho estudiar en ese entonces.
Reflexionaba sobre las terapias y lo que en ese entonces era ‘Pro ayuda al niño lisiado’, él y tantos otros niños y niñas de esa época no habría podido superar las barreras de la discapacidad si no hubiera existido esa instancia y lo que ahora es Teletón, “todavía estaríamos escondidos”, precisó.

CARGANDO COMENTARIOS DE facebook